201507.24
0

Qué es un corralito?

Como todos sabemos que una imagen vale más que mil palabras, hemos utilizado mensajes cercanos y dibujos para explicarte en apenas un minuto y de forma clara qué es un ‘corralito’, cuándo se produce y cuáles son sus consecuencias.

El lunes 28 de junio de 2015 Grecia se convirtió oficialmente en el tercer país del mundo en sufrir un ‘corralito’ desde el año 2000. Primero lo vivieron los argentinos, luego los chipriotas y ahora los griegos, pero ¿qué es un ‘corralito’? Básicamente consiste en limitar la capacidad de la población para disponer de dinero en efectivo. Es decir, los ciudadanos no pueden sacar su dinero libremente de los bancos.

Se trata de una opción extrema que toman los gobiernos con graves problemas económicos para evitar la fuga masiva de capitales y la quiebra del sistema. En el caso de Grecia, al primer ministro Alexis Tsipras no le quedó más remedio que tomar esta medida al no llegar a un acuerdo con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional sobre la prórroga del rescate financiero al país heleno.

El corralito Puede durar días, semanas o incluso un año, como el caso de Argentina en 2001. Fue entonces cuando se acuño este neologismo económico que usa esta palabra, que en Latinoamérica se refiere a losparques infantiles cerrados de los que los niños no pueden salir, para referirse a los bancos como ‘prisiones’ que vigilan para que el dinero no se ‘escape’.

Normalmente durante el ‘corralito’ las sucursales suelen permanecer cerradas, para evitar incidentes o disturbios. Generalmente se establece una cantidad máxima diaria –en Grecia son 60 euros diarios, pero en Chipre eran 300 euros por persona y día– que los ciudadanos pueden retirar de los cajeros automáticos.

También se permiten los pagos con tarjeta de crédito o débito, siempre que sean dentro del país. Eso sí, estas medidas no afectan a los turistas extranjeros ni a las transacciones del Estado. Están absolutamente prohibidas las transferencias desde cuentas griegas al extranjero con el fin de evitar la descapitalización del país.

La limitación en la cantidad de efectivo en circulación hace que el consumo y la actividad empresarial se resientan mientras dura el ‘corralito’. El país casi se paraliza. Además, el temor a la quiebra y la pérdida de los ahorros, hacen que se respire una atmósfera de conflictividad social.