201504.16
1

El derecho de uso: vivir en una casa sin comprarla ni alquilarla

El acceso de una vivienda a través de lo que se conoce como ‘derecho de uso‘ permite pagar la mitad que si se ocupara a través de un alquiler, según señala el presidente y socio fundador de la cooperativa Sostre Civic, Raúl Roberts.

Según indica en una información publicada por Idealista, a través de esta vía lo que hace aquel que accede a la vivienda es pagar una cuota mensual más económica por ser usuario de la casa de manera indefinida.

“La persona es usuaria de la vivienda, con lo que el contrato que tiene es de derecho o cesión de uso y está regulado por el Código Civil”, señala Roberts, quien aclara que este derecho además se puede heredar.

Así, la cooperativa cuenta con edificios en Barcelona donde los vecinos pagan entre 150 y 450 euros por viviendas que estarían en realidad entre los 300 y 700 euros mensuales de alquiler.

Para acceder a una de estas cooperativas es preciso desembolsar inicialmente una cantidad que suele estar entre los 15.000 y los 20.000 euros.

A continuación se comienzan a abonar las cuotas mensuales. En caso de que el usuario quiera cambiarse a una vivienda libre, la cooperativa devolvería la entrada inicial, más el IPC y el importe de las mejoras realizadas en el inmueble.

Negociación con la administración
A la hora de contar con estas viviendas, Roberts señala que negociar con la Administración es clave, ya que es preciso en muchos casos alcanzar acuerdos de colaboración con ayuntamientos que cuentan con suelo o edificios sin usar y en los que no pueden llevar a cabo ninguna acción para no endeudarse más.

En estos casos, la cooperativa desarrolla el suelo o se hace con las viviendas y adquiere el derecho de superficie durante un tiempo indefinido, a cambio del pago de un canon anual. Estos mismos acuerdos pueden alcanzarse con propietarios privados.

Por otro lado, Roberts señala que otra de las bondades de este modelo es que puede sustituir a las viviendas de protección oficial, sin que la Administración tenga que poner recursos adicionales, con el consiguiente ahorro para otras partidas como la sanidad, la investigación o la educación.