201507.17
0

Imputado, procesado o condenado….sus diferencias con casos de corrupción urbanística.

http://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2015/07/06/738171-que-diferencias-hay-entre-un-imputado-procesado-o-condenado-te-lo-explicamos-con?xts=352991&xtor=EPR-76-%5Bboletin_16072015%5D-16072015-%5Bw-05-titular-node_738171%5D-

En los últimos meses los ciudadanos están asistiendo a un aumento de denuncias por casos de corrupción y fraude. De hecho, la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sitúa como segunda preocupación de los españoles la corrupción, después del paro. En los medios de comunicación cada vez es más común escuchar o leer palabras como imputados, sospechosos, procesados o acusados. Pero, ¿qué diferencia hay entre cada uno? Te lo explicamos de una manera clara y con casos de corrupción urbanística.

En el Derecho Procesal español, el término que se usa en cada momento depende del grado de incriminación del sujeto presuntamente responsable de la comisión de algún delito. Hay diferentes tipos de encausados: sospechoso, imputado, procesado (o imputado formalmente), acusado y condenado.

1.- Sospechoso: sería aquella persona que puede pensarse que ha participado en la comisión del hecho delictivo. En cuanto entra en juego la investigación policial, suelen surgir elementos que exculpan a la persona o la incriminan.

2.- Imputado: cuando al sospechoso se le llama a declarar en el Juzgado, suele convertirse en “imputado”, que es cuando aparece en la investigación algún hecho que lo relaciona con él. Pero esta condición de imputado no es definitiva, ya que la investigación determinará si esos primeros indicios se ven ratificados o no.

Hace escasos días saltó a la palestra un nuevo caso de corrupción urbanística en Galicia. El líder del PSOE de esta Comunidad Autónoma, José Ramón Gómez Besteiro y el exalcalde de Lugo, José López Orozco, han sido imputados en el marco del caso de O Garañón (caso ‘Garañón’), que investiga posibles delitos contra la ordenación del territorio en la concesión de licencias para urbanizar la finca ubicada junto al parque Rosalía de Castro.

En este caso concreto, la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo, Pilar de Lara, imputa al líder socialista cuatro supuestos delitos de tráfico de influencias, cohecho, prevaricación y contra la ordenación del territorio. Al exregidor socialista le imputa los mismos delitos excepto cohecho. Ambos están llamados a comparecer el 31 de julio.

3.-  Procesado: es aquel sujeto que el Tribunal considera altamente probable que haya participado en la comisión de un delito. Para ello, es necesario que existan indicios que lo relacionen directamente con el hecho investigado. Las posibilidades de que en el futuro haya datos contradictorios con esta conclusión son muy bajas. En el caso Pretoria, una red de corrupción política y urbanística destapada en municipios del área metropolitana de Barcelona en 2009, 11 han sido los procesados, entre los que se encuentran ex altos cargos de CIU.

En el caso Pretoria se investigan, entre otros hechos, tres grandes pelotazos urbanísticos con suelos públicos en Santa Coloma de Gramenet, Badalona y Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona). El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha impuesto fianzas por valor de 102,6 millones de euros a los procesados, entre ellos los ex altos cargos de CIU, Macià Alavedra y Lluís Prenafeta, para quienes el fiscal pide una pena de seis años y diez meses de prisión por tráfico de influencias y blanqueo de capitales.

4.- Acusado: es el sujeto contra quien se dirige formalmente la acusación, dado que, como consecuencia de lo investigado, se ha podido articular un relato de hechos donde aparece como partícipe del hecho delictivo.

Hace escasos días se conocía que el expresidente de Bancaja y Banco de Valencia, José Luis Olivas, fue detenido acusado de malversación y estafa junto a otros cinco exdirectivos de las entidades ya desaparecidas. Según la denuncia, están imputados por presuntos delitos de apropiación indebida, blanqueo, administración desleal, corrupción y falsedad documental derivados de un crédito para realizar operaciones urbanísticas en el Caribe que habría generado un quebranto económico para Bancaja y el Banco de Valencia de 223 millones de euros.

5.- Condenado: es aquella persona de quien el Tribunal tiene la certeza que ha cometido el hecho punible y por eso lo declara así en una sentencia penal.

Basta aquí como ejemplo el tan conocido Caso Malaya, la operación más importante contra la corrupción urbanística en España. 95 fueron los imputados y varios los condenados, entre los que destacan el cerebro de la trama y exasesor de Urbanismo del Ayuntamiento, Juan Antonio Roca, que es el único que permanece en prisión, y los ex alcaldes de Marbella, Julián Muñoz (en la cárcel, pero por otros casos de corrupción) y Marisol Yagüe. Esta trama urbanística habría defraudado a las arcas municipales hasta 460 millones de euros.