201503.27
1

IPC y ALQUILER

El artículo 18 de la LAU establece que, en defecto de pacto expreso, el contrato se actualizará aplicando a la renta correspondiente a la anualidad anterior la variación porcentual experimentada por el índice general nacional del sistema de índices de precios de consumo en un período de 12 meses inmediatamente anteriores a la fecha de cada actualización, tomando como mes de referencia para la primera actualización el que corresponda al último índice que estuviera publicado en la fecha de celebración del contrato, y en las sucesivas, el que corresponda al último aplicado.

Atendiendo a dicha previsión, y si el IPC negativo, el importe del alquiler deberá actualizarse a la baja.

Ahora bien, y sin perjuicio de lo anterior, habrá que atender siempre a lo que se establezca expresamente en el contrato de arrendamiento, pues en él debe constar expresamente que la renta se actualizará conforme al IPC. De hecho, existen contratos en los que se aplican otros índices.

Tampoco es extraño ver que la redacción del contrato contempla sólo la actualización conforme a la “subida del IPC”, lo que a priori excluye que el arrendatario pueda beneficiarse de un descenso de este índice. En este caso, la buena voluntad de ambas partes y su concepto de aquello que es más justo permitirá salvar la literalidad del contrato.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/economia/fiscalidad-empresa/20150218/54426258914/ipc-alquiler.html#ixzz3VazMS0g4
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia